sábado, 21 de octubre de 2017

Azul profundo

Hendiendo las olas de mi universo
(sendos pontos de este azul profundo),
mi corazón yacía moribundo,
en gotas de intranquilidad disperso.

Un beso duró menos de un segundo,
un tenue suspiro le ganó a un verso:
a flote me mantenía el esfuerzo
de conservar el candor en mi mundo.

Tuve entre elegías y panegíricos,
destellos del más bello pensamiento
que surgiera de los campos oníricos.

Hoy se siente más ingrávido el viento,
¿cómo actúan los sucesos empíricos?
Anegado aprendí a tomar aliento.

lunes, 11 de septiembre de 2017

Late

Late. Va quedando menos, ni un sorbo
del sudor que ha emanado este combate.
Ojalá que el tiempo no le arrebate
a esta querella el sentido por morbo.

Tal vez me quite del escaparate
o de otro camino me vuelva estorbo.
Es tanta la indiferencia que absorbo,
mas el corazón no se frena. Late.

En cierto sitio de un mismo planeta
hallaremos quien nos tache el orgullo,
quien llene de comprensión la maleta.

La marcha guarda, a cada uno, un murmullo
límpido para quien bien lo interpreta.
Late, que pronto encontrarás el tuyo.

domingo, 16 de julio de 2017

La flecha

Solamente te extraño siempre (o a veces),
cuando ya me falta el aire (o respiro),
cuando decido quedarme (o me retiro),
cuando no eres mía (o me perteneces).

Cuando te das la vuelta (o permaneces),
cuando te doy lo mismo (o algo te inspiro),
cuando te critico (o en mudez te admiro),
cuando soy injusto (o doy lo que mereces).

No sé cuánto sea lo que soporte,
mientras siga señalando la flecha
en trayectoria fija hacia tu norte.

Pero en el tiempo, mi ser aprovecha
a entender que para que algo te importe
debes sentirte amada y satisfecha.

miércoles, 28 de junio de 2017

El día que quieras

Eres frágil, pequeña mariposa,
y tu viaje marcha aún en su inicio.
Junto al lago sentiste que es propicio
saldar tu naturaleza curiosa.

En tu alada figura (tan preciosa),
no cabe ningún otro perjuicio.
Sacúdete todo ese sacrificio
y surca la atmósfera generosa.

Sólo llévate experiencias, consejos,
tus ganas y mis disculpas sinceras,
para que consigas llegar más lejos.

Y recorriendo tus altas esferas,
piensa que cuando lleguemos a viejos
podrás perdonarme. El día que quieras.

viernes, 12 de mayo de 2017

Voluta

Tal vez atado a tu figura esbelta,
no podamos completar el periodo.
Tal vez nada debió ser ni a tu modo
ni al mío, con sobrada culpa absuelta.

Tal vez la voluta ya esté disuelta,
puede que quede nada o quede todo.
Tal vez ya solamente te incomodo
cuando tienes tu existencia resuelta.

Y entre tanta cosa que nos da un giro,
me pregunto si estando a tu lado
percibes mi dicha cuando te miro. 

¿Somos presente, futuro o pasado?
¿Te soy una estancia, una espera o un retiro?
Si a algún lugar vamos, hemos llegado.

martes, 18 de abril de 2017

Eva

Sabrán que ella es de sonrisa guapa,
y tal encanto enciende supernovas;
es una sonrisa digna de trovas,
que más que la mente, el alma te atrapa.

Yo era del tipo que a lo incierto escapa
(habiendo surcado tantas alcobas),
de esos tan ridículos casanovas,
faltos de vencer su pueril etapa.

Ella aseguró quererme con miedo,
pues no contaba con mínima prueba
de ser yo más que, de lo fiel, remedo.

Pero que accedía a lo que conlleva
la duda, con más amor que denuedo,
aunque ya nunca llegara a ser mi Eva.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Bomba habitual

Esto le puede pasar a cualquiera,
sin siquiera ser nada personal.
Pero entre usted y yo existe un final
irresoluto por donde lo viera. 

Por favor, venga y siéntese a mi vera,
tan sólo para ver los dos qué tal
suena en palabras la bomba habitual
que logra que todavía la quiera.

Si no me entiende, tome por subtítulo
cada pensamiento mío que estalle
en mi boca, sin equívoco título.

Que siempre que la encuentro en cada calle,
le agrego a un 'Nosotros' otro capítulo...
y hasta me imagino cada detalle.

sábado, 29 de octubre de 2016

Arcoíris

Fuiste en contra de esa lluvia tan fresca,
fuente de todo a lo que soy proclive:
la libertad que entre gotas describe
mi bonanza (y lo que se le parezca).

Y te siento cálida y pintoresca,
hoy que soy como tierra que recibe
tanta vida, linfa, clima e (inclusive)
placidez a tu ribera, tu yesca.

Pasos sobre vítreos azulejos,
la luz que emana de entre tus enaguas
y mi deseo de ir contigo lejos...

¡Quién pudiera saber si también fraguas
tal y como mis sentidos perplejos
tras pedir aventón en tu paraguas! 

Marañas

Enzarzando unas hebras en mi dedo,
dándole paso a la luna en tu nuca,
¡cómo quiero ser tul que se acurruca
por eslabones en tu cuello! ¿Puedo?

No le tengo miedo, mas retrocedo:
en cactáceas, de temor se educa
uno. ¿Esto es suave algodón de fayuca?
¿Qué esconde tu singular arboledo?

En tus cúmulos de ilusiones rufas,
mis manos son temerosas arañas
que poco quieren emprender afufas.

Déjalas quedarse entre las entrañas
de tu cubil crespo de ideas bufas
y razones prudentes: tus marañas. 

viernes, 24 de junio de 2016

Infinito

Otra vez presiento a media mañana
quedarme al centro del mismo vocablo.
Pacto inconcluso con el mismo diablo
que me concedió la que es mi alma hermana.

Tras aquella palabra asaz temprana,
contigo un beso fragmentado entablo.
Quisiera que supieras de lo que hablo
al sentir mi respiración cercana.

Porque en un mundo lleno de mitades,
donde lo total se vuelve delito
y sujeto a mínimas cantidades,

aseguro que sólo necesito
la íntegra manera con que me invades: 
muchas gracias por tu amor infinito.

martes, 19 de abril de 2016

Levántate y anda

Es difícil cuando la ilusión te demanda
esos motivos para no continuar muerta,
a porfía de tus engaños amorosos.
Y es que bien sabe que incluso quebrada a trozos,
encontrará un corazón que llame a su puerta
y como a Lázaro diga: "Levántate y anda".

Madre luna

Madre luna, madre albina:
mece su tierna cuna y que tu luz sea su cortina;
que no haya sombra alguna que oscurezca su faz divina.
Protégela, madre luna. Resguárdala, madre albina

sábado, 12 de marzo de 2016

Incompleto

Te marchaste una mañana de enero,
cuando terminó la última tormenta.
Te llevaste una sonrisa contenta...
lo sé: es mejor un bagaje ligero. 

No sé quién sea tu infiel consejero:
tal vez sea el diablo que te comenta
que es mejor herirnos sin darnos cuenta;
o el ángel con el que, a oscuras, te espero.

Aunque para mí, perito en tu buz,
tu larga travesía no es secreto.
Sé lo que viaja en ese tren de luz,

sé cuando obtuviste el mismo boleto.
Tal vez por eso es tan grande mi cruz,
tal vez por eso me siento incompleto.

martes, 19 de enero de 2016

Dos tristes tigres

Él bajó el rostro sin decirle un poco
de lo mucho que por ratos le inunda.
Agarró aquella ilusión moribunda
y la transformó en un agrio sofoco.

Ella sin saberlo, en contrario foco,
mitigó esa su empatía fecunda.
Y entre eclosiones de piel rubicunda,
decidió no expresar nada tampoco.

Él, sutil, suele observarte a escondidas,
buscando que no sufras ni peligres.
Ella, sutil, quiere que te decidas,

sin hacer cambios ni que te denigres. 
Pero en sus omisiones engreídas
sólo siguen siendo dos tristes tigres.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Sonreír en la ignorancia

Suelo callar mucho de lo que pienso,
pues temo a lo que decirlo provoca. 
Reprimo la conexión 'mente a boca'
para no encontrarme luego indefenso.

Yo sé que soy demasiado propenso
a exhibir que mi sensatez es poca. 
Quien duda tanto siempre se equivoca,
cuando toda razón no entra en consenso.

La veo y quiero decir: "¿Te acompaño?
Sabé que me lapida la distancia,
que no tenerte conmigo hace daño".

Luego resuelvo que es una arrogancia
mía, cuando para ella soy un extraño.
Y le dejo sonreír en la ignorancia. 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Gente ordinaria

Por veces discrepo de la escritura
a la realización de las obras:
te garantizo lograr más maniobras
de las que puedo hacer en tu cintura.

Por veces discrepas de tu dulzura
a la actitud con que atufos me cobras:
de tus garatusas me das las sobras
si no puedes mirarme ni en pintura.

Muchos podrán decir que es necesaria
la aquiescencia de todos los barruntos
cuando eres, más que una amante, adversaria.

Mas creo que en amatorios asuntos,
son sólo excusas de gente ordinaria
que ya no apetecen continuar juntos.

lunes, 3 de agosto de 2015

Arcano

Calla tus propensiones insensatas,
¿acaso no revelas el secreto?
Cubres bien la andrómina que cometo,
mas con esa palabra me delatas.

Tus labios, diestras armas escarlatas,
traicionan tu proceder tan discreto.
Y en lo profundo de este vericueto,
de la manera más mulsa me matas.

Muy poco saben ellos de estos meses
en que has sido la gran protagonista
de tales amatorios intereses. 

Y aunque profieras la mínima pista,
aunque yo quiera gritárselo a veces...
no ha de saberse si tú no estás lista.

sábado, 18 de julio de 2015

Adagio

"¡Llévame a recorrer todo este valle!",
gritó un niño montado sobre un trozo
de cartón, mientra otro, laborioso,
impulsábale por toda la calle. 

Y fingía admirar cada detalle
de lo que fuera un paisaje asombroso,
hasta que el otro irrumpió en su alborozo:
"¡Cambiemos antes de que me desmaye!".

Siguieron jugando sin darse cuenta
que allá, lejos de esa infantil burbuja,
observaba quien al tiempo se enfrenta.

¿Qué pasa si la sociedad me empuja
a poner mi ingenuo espíritu en venta?
El mundo, un pajar. Mi ensueño, una aguja.

sábado, 11 de julio de 2015

Diecisiete de noviembre

La lluvia caía obstinada y clara;
quedamos dentro de un brete de barro.
Te aislé de la humareda de cigarro
que algunos te lanzaban a la cara.

Tímida, pediste que te abrazara:
soltaste la indirecta a bocajarro.
Eso alimentó el ímpetu bizarro
latente en frunces de mi boca avara.

Mujer, sabes que en tu mente surge algo.
Sólo haz que hasta el más íntimo detalle
de tu ilusión en tu pecho se siembre.

Y permite a tu corazón hidalgo
que el procaz mío como ahora le halle
en cada diecisiete de noviembre. 

miércoles, 1 de julio de 2015

Soneto de ambigua ilusión para solazar

Al intentar atravesar mi vida,
me tropecé con un corazón roto. 
El desamor me era entonces ignoto,
así que opté por asirlo enseguida.

En bolsillo izquierdo le di cabida,
donde guardaba gran parte de mi hoto.
Mas de amores breves se hizo devoto:
su gazuza se volvió desmedida.

Pronto el infeliz se encontraba orondo,
regurgitando una ilusión pasada.
Pensé yo: ¿qué pasará si lo escondo?

Entendí que esa opción no era adecuada,
pues tras orientarlo y dejarlo mondo,
alguien digno fijó en él su mirada. 

miércoles, 13 de mayo de 2015

Nana para Malinche

Duerme, Malinche, duerme en el auxilio
del tibio tálamo del gerifalte.
Que ahí un recuerdo no te sobresalte,
ni usurpe el fervor de tu absurdo idilio.

Cubre tu vergüenza en vano utensilio:
sibarita ornato de bilé y esmalte.
Que el cortejo prudente no te falte
en la viudez moral que es hoy tu exilio.

Porque no olvides que fue el hombre rubio
quien, en el pecho de un pobre mulato,
con balas del diablo indujo un diluvio.

Mas duerme exenta del asesinato:
qué sabía el indio de tu ser dubio
y tu cuerpo proclamado barato.

lunes, 4 de mayo de 2015

Manifiesto vesánico

"Creo notar que estás más majareta",
me dijo un viejo amigo de colegio.
"Recuérdome que aunque eras algo egregio,
con bastante aire y tono de alma inquieta,

mantenías los pies en el planeta,
teniendo sensatez por privilegio.
¿Aún juzgas por fútil sacrilegio
a aquel que su cordura comprometa?"

Mal hacía, y un buen día sentí pánico,
una angustia que de forma inmediata
delató a ese infeliz acto mecánico,

y ahí entendí cuál es mi esencia innata:
vivir como manifiesto vesánico.
Antes fui un cohibido nefelibata.

martes, 14 de abril de 2015

Serendipia

Si Colón al haber llegado a América
no supo de su rango de pionero,
siendo aun tan intrépido aventurero
e intuyendo que la tierra era esférica,

¿cómo supe yo advertir la quimérica
esencia de tanto amor 'lisonjero',
si el que para mí surgió verdadero
mantenía una postura esotérica?

Supongo que en mis crédulos arrojos
encontré esa límpida serendipia:
me sentí íntegro, me sentí feliz.

Y me mudé al reflejo de sus ojos,
al arco donde su boca principia...
y en sus brazos fundé un novel país.

viernes, 3 de abril de 2015

De intelectual incentivo

Irónico que en esta era moderna
mande más un instinto tan remoto:
mujeres con hormonal alboroto,
hombres con 'entusiasmo' en la entrepierna.

Y no condeno esta costumbre alterna,
que tampoco soy santo ni devoto;
aunque tal medio me resulta ignoto
al momento de elegir mi mancuerna.

De inocuo hedonismo tal vez me privo
si quiero a quien en pensamiento invierta
más tiempo que en cosmético objetivo.

Mas, ¿que hay de malo en la dama 'inexperta'
que actúa de intelectual incentivo
si en mí aun filemamanía despierta?

domingo, 29 de marzo de 2015

La fábula del hornero y la abubilla

Cierta mañana un laborioso hornero
alzose de su nido de granito.
Y escuchó lejano el cobarde grito
de una abubilla desde un agujero:

"¿Qué sabrás tú del vuelo verdadero?
Por eso con tu especie no compito:
carecen de honorable requisito
para un ascenso poco pasajero".

Respondió el hornero a dicho mensaje:
"Aunque de envidia tu coz califico,
intentaré no nublar tu paisaje.

Mas no te ofendas si acaso te achico;
que dejaste de exhibir tu plumaje
por gustar de en hez enterrar tu pico".

lunes, 16 de febrero de 2015

Las buenas costumbres

Podría pintarte un sol de intelecto,
usar tantos vocablos con cacumen,
decirte que eres mi musa, mi numen;
para ganarme un poco más tu afecto.

Pero aquel estilo no es el correcto
(aunque suelo ser de los que presumen),
si estos encuentros sólo se resumen
en lo cotidiano vuelto perfecto.

El gran pecado del hombre (y me incluyo)
es no aceptar que las mentes zozobran
cuando el sentir no supera al orgullo.

Mas las buenas costumbres se recobran:
confieso que estando mi ser junto al tuyo,
amor mío, esas palabras me sobran.

jueves, 29 de enero de 2015

A esa injerencia de tu cabello

Esa guedeja que un céfiro mueve
irrumpe aun cuando mi boca te besa.
Es como tú, flemática y traviesa,
que en audaz forma a intervenir se atreve

cuando cuelgo de tu sonrisa leve.
Siendo esa su pigre naturaleza,
va a dar una vuelta y pronto regresa,
para hacer nuestra confluencia más breve.

Sea un cabello o sea una pestaña,
la tregua ha llegado a importarme un bledo
por ser tu fragancia quien le acompaña.

Para ser sincero, yo casi puedo
afirmarte que mi tacto le extraña
tanto que a veces yo mismo le enredo.

martes, 27 de enero de 2015

El naufragio

"Me dirijo a usted, mi lector afable:
por cruel azar ha encallado mi barco
en esta isla que envuelve un fluido zarco,
dejándome en situación lamentable.

Siempre me he pensado un ser adaptable,
pero poco aprieto si mucho abarco.
Así que... ¡sáqueme de este atroz charco!
Digo, si fuera usted asaz amable."

Imaginé que era sólo una broma,
prevista para tomarme por tonto.
Metí el papel dentro de la redoma

y con tal fuerza la devolví al ponto.
Tranquilo, hombre, que cuando el sol se asoma,
si alguien te extraña, ha de buscarte pronto.

miércoles, 21 de enero de 2015

La consulta

Tanto extraño verle a la luz del flexo
que aluzaba desvelos de escritorio. 
Verle andar desnuda en mi dormitorio,
de ella añorando más amor que sexo.

Extraño sus bienvenidas de amplexo,
su pensar y actuar tan contradictorio.
Sentirme entre su eco respiratorio,
de algún problema mundano, inconexo.

¿Por qué todo aquello aún permanece
en donde ni botella ni psiquiatra
pueden tal concordia dar por disuelta?

¿Dígame, doctor, si no le parece
que si es mi corazón quien la idolatra,
debiera al menos ser mi mente absuelta?

jueves, 11 de diciembre de 2014

Agüero

"Tu suerte la dictará la galerna",
vaticinó el empirismo del sabio.
"Un inefable nexo, un dulce labio,
una esencia pensante y una voz tierna

van sin que nada de eso te concierna.
Mas para calmar el crudo resabio, 
tornará en mulso lo pensado agravio
al coincidir la conexión interna".

Cabizbajo descendí la montaña,
pensando (de una manera discreta)
si debía tragarme esa patraña.

Pienso hoy en la bonhomía del profeta,
cuando justamente quien me acompaña
es todo lo que el designio interpreta.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

El descanso

Compañía íntima, un lugar discreto:
a media luz, noctívago recinto,
con una carne roja y un vino tinto,
la vieja guitarra y un amor secreto.

Las mentes gozaban de aquel asueto,
de aquel paraje sereno y distinto;
siendo tan fácil gozar del requinto
al ya estar el estómago repleto. 

¿Quién teniendo harto morapio en el póculo,
con grata y acogedora compañía,
tendría para dar algún reproche?

Hemos encontrado aquí un nuevo fóculo
con ágape, música y poesía,
donde ligera se siente la noche.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Día de campo

Me apetece perderme en la alameda,
presenciarte al declive de otro sol,
asirme férreo de tu overol
campestre, y dejar que todo suceda.

Tirar al pozo una que otra moneda,
provocarte a versos un arrebol,
encomiarte en sostenido o bemol,
y seguir recorriendo la vereda.

¿Qué tendrá de especial esta dehesa
que me invita, al sólo abrir las ventanas,
a ser contigo cazador y presa?

Ya dependo de estas tardes ufanas
donde tú exhibes tu sutil belleza
y yo por besarte muero de ganas.

sábado, 1 de noviembre de 2014

Invisible

No quisiste llorar. No ante mis ojos. 
De modo que opté a obcecadas estafas:
mi vista aplaqué y te quité las gafas;
le di tiempo a tus íntimos cerrojos.

Lacrimales tornaron tus ya rojos
pómulos de delicadas piltrafas.
Mi dedo adecentó esas aguas zafas
que el amor pasado soltó a manojos.

Esa timidez sólo es la resulta
de este mundo carente del deseo
de mostrar la dicha que tiene oculta.

Y aun siendo invisible en un parpadeo,
sentirte en nada se me dificulta:
si no eres nadie, ¿cómo es que te veo?

miércoles, 22 de octubre de 2014

Proclamación nominal

Si recorriendo el pacífico rumbo,
con contemplación siempre me acompañas:
¿por qué son las palabras tan extrañas
cuando tu voz suelta un sordo retumbo?

Renuncié a esto; sin embargo sucumbo
cuando en guiños se besan tus pestañas,
dejando en claro que también te engañas
camuflando un eufemístico cumbo.

Perdóname si aún hoy te incomodo
(aunque hacer lo opuesto juré como hombre)
con frases que no son ciertas del todo. 

Mas que la indiferencia no te asombre
si surge falaz, que a ti en ningún modo
te será posible olvidar mi nombre.

miércoles, 15 de octubre de 2014

Ni a palos

De entender que un efímero romance
es, me ahorraría tanta palabra. 
Pero es posible que el tiempo entreabra
cualquier cancela, y el sentimiento avance.

Aunque asimismo (como en todo lance)
hay riesgo que tu mente necia y glabra
hurgue tus miedos en un almacabra,
y encima de nosotros se abalance. 

Sugiere el empirismo que abandone
aquellos amatorios intervalos;
que a mis instintos vilmente traicione.

Luego, mientras doy festines, regalos
en otros brazos, algo se interpone:
aún no aprendo a olvidarte. Ni a palos.

lunes, 13 de octubre de 2014

De recuelo y moca

Humeante a veces, cálido allende,
en la abulia de mis tristes instantes,
su fuerte aroma de efectos calmantes
mi desánimo ataca, le reprende. 

De los recuerdos vacíos se prende,
los recuerdos 'enemigos', amantes,
brotes de melancolía constantes,
mi romántico infortunio, por ende.

Tan difícil es asimilar esto,
tan dispuesto y avizor como venía,
en tal forma de eufemismo compuesto.

Que he empinado tanta taza vacía,
y lo infuso en gran medida lo he puesto
en aquella que, olvidada, se enfría. 

domingo, 12 de octubre de 2014

Gato de Schrödinger

Atrapado a mitad del mismo impulso
que no va a favor -y en contra tampoco-,
que aduna instintos en un mismo foco
de burda existencia y onirismo insulso.

El opio que me reside, tan mulso,
continúa matándome de a poco.
¡Cuarto de pánico para este loco
que ya percibe caduco su pulso!

Esta decepción que esconde mi encierro
es, para mi voluntad, asaz fuerte;
esta mandria omisión, mi mayor yerro. 

Y de tan etérea que es mi suerte,
no sé si en mi recóndito destierro
debo obliterar la vida o la muerte. 

sábado, 11 de octubre de 2014

La duda

Quedarme en silencio, cual fútil mudo,
como tú, extrañando un mismo vocablo.
Y simular no saber de lo que hablo;
darme a la lógica por testarudo.

Pero, de a poco, cederá tu escudo,
y mi alma negociará con el diablo,
dando al afecto que contigo entablo
más semántica que a un tangencial nudo.

Puede que el instinto nunca nos falle
(aunque a veces sepa pecar de ciego)
y note más que ambos algún detalle.

Y si piensas que algo es lo que te entrego,
ven e impide que una vez más me calle.
No lo confirmo. Tampoco lo niego. 

domingo, 5 de octubre de 2014

De vuelta

La vida con sus sugerencias breves:
que las palabras siempre están de adorno,
que el amor no es un químico trastorno,
que un resultado se da si te atreves.

Mas no advirtió que aquel escueto jueves,
al querer besar tu boca y contorno,
quedaría esperando tu retorno
del opio de tu duda, Blancanieves.

Y en esta tarde de lluvia resuelta
que de nuevo tu figura diviso,
ya para mí de toda culpa absuelta,

no sé si debo hacerte caso omiso;
o usufructuar (sabiéndote devuelta)
todo lo que antes no me satisfizo.

domingo, 21 de septiembre de 2014

Legado

Hoy que esta mi polidipsia apaciguo
recorriendo descalzo la húmeda hierba,
que la gleba fecundó mi minerva
y algazara, elijo un camino ambiguo.

El periodo de la tierra es antiguo,
más de lo que un recuerdo se conserva;
y nunca fui parte de la caterva,
pues su entendimiento lo encontré exiguo.

No pude ocultar quién soy, lo que siento.
Y hoy que retorna mi espíritu al piélago,
sé que de mi esencia las mentes comen

por saciar su hambruna de sentimiento,
como hace este noctívago murciélago
con los lepidópteros en su abdomen.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Tósigo femíneo

Sé que debo andar con suma cautela,
que inoculas efectos alienantes
en la mente de todos tus amantes,
cándidas presas de tu corruptela. 

Que tu efigie miradas encarcela
entre rasgos y curvas dominantes...
mas yo conozco todo tu ardid de antes,
y me resulta inocuo, bagatela.

Porque recorrí aquel rumbo nocivo:
el que camuflas con tus manos tercas.
Y debo decir que aun siendo nefasto,

en él aprendí a sentirme más vivo.
Y aunque quiera, sé que si te me acercas
en tu boca el corazón me desgasto.

domingo, 14 de septiembre de 2014

Tardas

Tardas, justo cuando más te adolezco.
Y no sé si del incauto arregosto
de abril a nuestra dilección de agosto,
yo he sido quien dio el paso gigantesco

o tú quedaste en el juego burlesco.
El espacio entre ambos es tan angosto,
pero sólo para mí tiene un costo:
Tú no eres mía, yo te pertenezco.

Cubre las llagas de tus pies descalzos,
provocadas por recorrer el bardo
en la búsqueda de cariños falsos.

Que iré a ti, paciente como yo aguardo.
Mas no dudes si yendo a pasos balsos,
justo cuando más me adoleces, tardo.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Bajo la umbría de la vid

Al pie del antiquísimo ajimez,
su padre había erigido una parra.
Recuerdo que ahí, junto a mi guitarra,
le declaré mi amor por prima vez.

Llegada la vendimia y su adultez,
encuentro ahí entre frunces de zamarra
símil afán que su pecho desgarra,
dejando expuesta fina desnudez.

Si hablara de esto el poeta de Cuba,
¿pudiera captar en su melodía
el suave aroma de aquel zumo de uva

que a ambos cuerpos ávidos envolvía,
sin que el concepto degrade ni suba
a esa mujer que, sin serlo, es ya mía?

sábado, 6 de septiembre de 2014

Gripal

Tengo una fosa húmeda, la otra seca;
las napias descosidas en un pliegue.
¡Que este estornudo ya pronto despegue!
Retenerlo me produce jaqueca.

Comienzo con una insólita mueca.
Sin pañuelo, que la mano restriegue.
Para que nadie aquí dentro me alegue,
opto por salir de la biblioteca.

Y sin tener ni papel ni papiro,
llegar a un baño se vuelve mi meta.
Mas no encuentro ninguno que esté a tiro.

Luego recuerdo aquella servilleta
del pan. La saco y, tras un buen respiro,
me sueno al fin cual sonora trompeta.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Miradas de insomnio

Podrías portar reflejos extintos,
lúcida gama de un ponto sereno
ornamentando tu tono moreno,
sinfonía de pigmentos distintos.

O a través de vestidos variopintos
(de un escote pronunciado, amplio y pleno)
entrever lo convexo de tu seno,
produciendo los más bajos instintos.

De cualquier modo este mi desconcierto,
que tanto hace permanecer de hinojos
mi tesón al anochecer desierto,

no atañe a decorativos rastrojos.
¿Sabes por qué me mantengo despierto?
Por ese café que inunda tus ojos.

domingo, 17 de agosto de 2014

Sonrisa de eburno

Pregunto, curioso, en tu parihuela:
"Dime, ¿la luna tiene quién le escriba?
Que la veo sola, sin comitiva,
aferrada a su noctívaga duela.

¿Suelta, acaso, sollozos de acuarela
por no ser parte de alguna inventiva?
Que la veo tan sublime, tan diva...
¿no merece un verso tal damisela?".

Luego me topé un gesto taciturno:
tu frontispicio en demasía austero...
y supe, entonces, que ya era tu turno.

Y en ti esbocé,  con tinte lisonjero,
un menguante astro, sonrisa de eburno,
para que sepas que te quiero... quiero.

sábado, 16 de agosto de 2014

Inmarcesible

Quiero que te sea eterno el solsticio,
que tu zarco encanto nunca marchite.
Y que dentro de tu nimio escondite
tanta vanidad siga a tu servicio.

Que tu estética no halle maleficio,
aunque en alguna estación lo amerite.
Que siempre encuentres requiebros de elite,
y que el placer no actúe en tu perjuicio.

Pues dudo que a quien tu efecto gazmoño
convenciera de que aquellos matices
(tu cuerpo de rosa y ojos de morroño)

fueran sus motivos adoratrices
pueda siquiera, llegado el otoño, 
enamoriscarse de tus raíces.

lunes, 11 de agosto de 2014

La travesía

Uno. Se apagó la luz de tu cuarto,
quedando ya nulo cualquier destello.
Guiome aquel alabeo en tu cabello,
sagaz partícipe de aquel reparto.

Otro. Al borde del camino me aparto,
a tomar aire, calmar el resuello. 
Voy por el hemistiquio de tu cuello
y no alcanzo el verso decimocuarto.

Puede que pronto necesite ayuda
de un aticismo (con dirección poca)
para avanzar sin que el tiempo me eluda.

Que aún me apetece, aún me provoca,
transitar en toda tu piel desnuda
las catorce rimas hacia tu boca.

jueves, 31 de julio de 2014

Yacija

"Quédate", deprecaba con acucia
la nívea vaina de tu almohada.
Tú te limitaste a argüir, sonrojada,
un cese de hostilidad, una inducia.

La base de esta guerra (otra minucia)
parecía ya más la derrotada,
mientras esperábamos la alborada
con la consciencia más limpia que sucia.

En el ombligo de tu lecho mondo,
ni la noche a través de la persiana,
taciturna testigo, llegó al fondo

de la que fuera tu mayor medrana:
saber si, siendo yo bellaco, escondo
que seguiré amándote en la mañana.

sábado, 26 de julio de 2014

Límite

¿Quisieras retozar sin protocolo,
sintiendo que este lapso se dilata?
¿O entretejer, tonta nefelibata,
las miradas sin permitirnos dolo?

Porque aunque no me estoy sintiendo solo,
ya gasté suficiente perorata
en vencer el límite que en ti trata
de solventar todo aquello que inmolo.

No puedo afirmar que esperar es vano,
menos usar canciones como excusa
para transigir lo 'impúdico' e 'insano'.

Mas no veo diferencia si cruza
cada fuelle de tu espalda mi mano
por encima o debajo de tu blusa. 

martes, 22 de julio de 2014

Gusto y prueba

Las pertenencias son mera estadística,
a veces arrojadas a la suerte
por convencer a alguien de un sentir fuerte,
de una manera 'majestuosa' y 'artística'.

Mas, ¿cómo compararle con la mística
tras ese ósculo prudente y solerte,
o esa garatusa que, antes inerte,
cubre hoy tu cuerpo en visita turística?

Con la opulencia dominando afuera,
nadie en el mundo puede ser testigo
de que en leves cosas hay dicha entera.

Aunque es probable que, estando al abrigo
de gusto y prueba, yo siempre prefiera
el ron sin hielo y los besos contigo. 

sábado, 12 de julio de 2014

Entre cervezas y trova

Entre cervezas y trova, habituales
camaradas reuníanse conmigo. 
De lo que hablamos... para qué le digo,
si ya sabe cómo son de 'animales'.

Pero con quien siempre escucha mis males,
aquel que llamo 'hermano' más que 'amigo',
conversaba de lo que no consigo:
sacarla de ensueños conjeturales.

Si enamorarme me tiene prohibido,
ni mencionemos pensarla en mi alcoba
para pasar un tiempo indefinido

diciendo aquello que el viento me roba
para bisbiseárselo al oído...
que la extraño, entre cervezas y trova.

jueves, 10 de julio de 2014

Invenciones verbales

A veces me es opimo el español,
si de objetos anodinos converso.
Hasta cuando escribo uno que otro verso,
de varios vocablos tengo control.

Aun siendo víctima del alcohol
(en espacios dipsómanos inmerso),
suelo hablar de todo: del universo,
de la existencia, la vida y mi rol.

Mas ni contando con todo el acervo
mundial, que colmara de aquí a la luna
la honrada vista de tu humilde siervo,

podría esbozar en palabra alguna
tu gracia. He de urdirte, mujer, un verbo,
en su conjugación más oportuna.

domingo, 6 de julio de 2014

Ínfulas líricas

¿Cómo declararle a la cuerda prima
que es ella la del susurro inexacto?
Que ausentado mi digital contacto,
no puede quitarse el dolor de encima.

Paupérrima, la guitarra escatima
esa cadencia que cause alto impacto
en personas que, por falta de 'tacto',
ignoran vilmente el don de la rima.

Me pediste algo. Te di poesía. 
Mas eso a tus sentidos no les basta,
no quieres 'palabras' sin melodía.

¿Y si dijera que siendo la copla
la semilla, la música entusiasta
es tan sólo la hoja que el viento sopla?

domingo, 29 de junio de 2014

Bajo el sol de ti

Me zambullo en las españolas olas
cuando tu ser fulgor dispara, para
sentir que, como a mí, colmara mara
ajena a estas penas, que insolas solas.

Y si, cansada de huir, agolas... golas
te preguntarán "Si él llorara rara
felicidad, si te incitara tara
que él resiste mientras percolas colas,

ribetes de mar, cual trovero vero,
¿dejarías que se consuma suma
entrega, viéndole en tu causal sal?"

Porque yo, idiota, aún te espero. Pero
ten presente que también la espuma huma
bajo el sol de ti, mi lacrimal mal. 

Amnésico

Sigo expresando aquellas mismas mierdas.
Insistes en esperar lo contrario.
No te soy más justo ni necesario.
Tú aún tornas mis derechas a izquierdas.

Si me ves, a lo mejor te remuerdas.
O impasible siga tu curso horario.
Tras tanto que compartimos a diario,
pregúntome yo... ¿acaso me recuerdas?

Seguro te parece tan ridículo
que me aprehenda a mis palabras necias.
Fonético no es siempre buen vehículo.

Y si, cobarde, ahora me desprecias,
borremos el 'nosotros' como artículo
patente de recíprocas amnesias. 

jueves, 26 de junio de 2014

Mudanza

¿De qué le sirve el fulgor a la aurora,
si sólo por verle nadie amanece?
Demasiado el alba a ti se parece,
pocos saben lo que tu cuerpo implora.

¿De qué sirve lo níveo a un angora
turco, si nadie enfangarle merece?
Demasiado en ti el narcisismo crece,
aislándote de quien te amaba otrora.

Hemos diferido un mismo episodio
persiguiendo la atención a tu mando:
Lo mío era el suelo. Lo tuyo, un podio.

Pero me di cuenta (aún no sé cuándo)
que un solo paso hay del amor al odio.
Y solamente seguí caminando.

Sabor amargo

Sentose a mi lado y cual zahorí
dijo a mi oído: "Sigues siendo el 'macho'
amartelado que sólo borracho
puede aceptar lo que siente por mí...".

Quiso seguir, pero le interrumpí:
"Puede que en mí quede aún un hilacho,
que tu nombre de la lista no tacho.
que nada gano invocándote así.

Sé que olvidarte fue tu último encargo,
mas recular sigue siendo mi impulso
y el recuerdo, por momentos, lo alargo.

E inclusive con tanto trago insulso
que deja halitosis, sabor amargo,
me da por buscarte... y el alma me endulzo".

viernes, 20 de junio de 2014

Magnetismo

"Ya nada encaja en tu rumbo patético,
todo parece ser ya demodé",
le decía el jovencillo calé
a su padre, que observaba frenético.

"¿Y crees que en tu albedrío hipotético
o con ella encontrarás tu porqué?
Lo tuyo es sólo un capricho, un cliché",
replicaba el patriarca, serio, hermético.

"¿El amor no me es libre de protesto?
¿Piensas que esta diáspora evitaría
lo que ya mi corazón me ha propuesto?

Aunque tú me alejes, la encontraría.
Es nuestra condición de polo opuesto:
más que repelerme, me atraería".

sábado, 7 de junio de 2014

Diatriba canina

Perdona, neófito en lo prosódico
soy. Y, normalmente, sólo me permito
dar gañidos al no serme expedito
mojar la alfombra o romper el periódico.

Mas siento que el rapapolvo es inmódico,
e incluso impropio un cogotazo o grito;
si cuando estoy rascándome el prurito
no puedes ni darme un gesto metódico.

Yo no te objeto que exista un precepto:
como tu adlátere más fiel (e idiota
a veces) tu cariño y enmienda acepto;

mas de atención también requiero cuota.
Entonces, si eres de todo esto excepto,
dí... ¿para qué me tienes de mascota? 

miércoles, 4 de junio de 2014

El parterre

Perseguí tus coronas de laurel,
que el dote de tus encantos presumen.
¿Serás tú mi más apreciado numen,
remanso en este célico vergel?

Beberé ávido del aroma aquel,
dejando que zalemas me perfumen.
Y si flébiles gazuzas consumen
lo inmarcesible, haré brotar tu piel

hasta de la gleba más infecunda.
Porque si cosechas tal lo que siembras,
y tu simiente es belleza profunda,

los vástagos de nuestro erial encuentro
fliparán sentidos de machos y hembras,
al ser lo sublime que llevas dentro.

domingo, 1 de junio de 2014

Incapaz

Puede que carezca de la aptitud
de mantener la atención prematura;
o que sabiéndome mortal criatura,
me dé igual el camino al ataúd. 

Creo que no me expliqué a plenitud,
o tal vez lo expuse en abreviatura:
si la vida es peste, tú eres la cura...
mas inmolo mi bien a tu salud.

Si inducir amor es arte complejo,
me declaro de él totalmente ignoto.
Y aunque estimo lo visto en el espejo,

y aunque por mucho de ti esté devoto,
si no fui capaz, tan sólo me dejo
llevar por mi maldito germen roto.

jueves, 29 de mayo de 2014

Lo indiferente, lo apasionado y lo sensato

Introducción:

Entiéndase que de las tres vertientes
que expondré, ninguna lleva ventaja.
Son planos que en la amatoria baraja
me son análogos, aun diferentes. 

¿Qué puedo hacer si me son insistentes?
Si una me aúpa, cualquiera me baja.
En mi cenotafio, son la mortaja
traslaticia a utopías inclementes.

No pretendo con esto expiar las causas,
ni que dentro de su objetivo juicio
me den el 'favor' de las suspicacias.

Y procederé a formular (sin pausas)
lo que a mi dilema sea propicio. 
Desde ya, por su atención, doy las gracias.

Lo indolente y veleidoso:

Sabrán que existe lo que es un capricho,
libre de la seriedad y etiquetas;
carente de trazar formales metas:
que olvida lo hecho y reniega lo dicho. 

Lo que, por volátil, tiene predicho
emular un sentimiento con grietas,
de pautas tan ambiguas y obsoletas...
que en el tiempo no siempre encuentra nicho.

Suele sernos efímero y espontáneo,
con instantes de magnánima entrega
y ciclos de desdeñoso fastidio.

Y aunque, con su espíritu momentáneo,
se escabulle de quien tanto le ruega,
nos parecerá un cómodo presidio.

Lo ávido y sicalíptico:

Pero cuando hostiga nuestra impudicia
(y halla reciprocidad en otra alma),
la vesania avasalla a toda calma
evocando pasiones en primicia. 

Seductora vehemencia acaricia
el menester de roce con su palma.
Con el recato viene y le desalma,
mostrándole el placer y la delicia.

El cuerpo acata, la mente respira
a base de ósculos y las zalemas,
siéndote estas demasiado genuinas.

Todo raciocinio yace en la pira,
junto a las ascuas de muchos problemas
que envolvían tus jornadas mezquinas.

Lo cándido y equilibrado:

Mas, cansado de atrayentes flirteos,
de la adrenalina de aquellos lances,
llega el momento de buscar romances
de comportamiento pueril, paseos

de la mano e inofensivos deseos.
Del que busca ridículos percances,
respetuosa dilección, y balances
más allá de típicos devaneos.

Algo que no sólo exista, perdure.
Donde no falte diversión y bromas,
y tengo auténtico sentido un 'Te amo'.

La disyuntiva:

Antes que una de ellas se censure,
elegir cuál desechas y cuál tomas.
¿Y si yo sólo el bienestar proclamo? 

miércoles, 28 de mayo de 2014

Desiderátum

Seremos un desenlace inconcluso.
El apotegma de lo que no quiso
ser, por temor a cumplir compromiso
con lo que nadie de los dos dispuso.

Quizás en este babel (tan obtuso)
comprenda que no debí ser huidizo
y que tu axioma no fue tan preciso,
por eso todo advino tan confuso. 

Diremos agur con talante hidalgo,
simulando que el fallo es lisonjero...
más de lo que vales y lo que valgo.

Y mientras marcho, me dirás con fuero
irresoluto: "¿Acaso olvidas algo?".
¿Olvidar algo? ¿Por aquí? Eso espero.

martes, 20 de mayo de 2014

Afluente

Recorrí apacible el fiordo verdusco
con su corriente acaudillando al remo.
Hado al arcén, remanso tan extremo...
y dilucidé entre el dilema brusco.

Si tuve desidia, ya no la luzco;
saldé cuentas en mi vital baremo.
A quedar señero ya no le temo:
tan exiguo adviene si no le busco.

Dejé la neurosis en el regato
para arriscarme en aguas menos mansas,
donde mi tiempo acontece ab irato.

Que tanto se disipó en las mudanzas,
las permutas por carencia de olfato
donde avituallé falsas esperanzas.

lunes, 19 de mayo de 2014

Franca pretensión

No busco concomitancia exclusiva  
que se vende un catorce de febrero,
y menos prodigar un año entero 
en superfluo intercambio de saliva.

No inquiero por quien a diario me escriba,
me profese proclividad sin pero.
El dar dilección lo prefiero austero,
pues a veces en la mesura estriba. 

Sé lo que espero, sé que es lo que dono.
Y aunque mi sentir no tenga arretranca,
tampoco le pongo en un falso trono.

Sé cuando ondear la bandera blanca,
sé cuando 'proclamar' un abandono.
Pero siempre mi pretensión es franca.

sábado, 10 de mayo de 2014

Razones de cambio

Sé que me tienes todo esto prohibido,
sé que escucharme intentarlo te cansa. 
Mas si mi mente propugna esperanza,
¿habrá derecho a birlarle el sentido?

Por más que quieras verle consumido,
este grácil sentimiento me alcanza
para conservarte entre mi añoranza,
al coto de reminiscencia y olvido.

Y si mi pretensión te suena infame
o provoca en ti una gran controversia,
no es más que tu propia fuerza de inercia

tan suspicaz a mi egregia solercia.
Y aunque no te necesite ni te ame,
no requiero mucho. Una razón dame.